viernes, 24 de febrero de 2012

Ranqueen: Las Mejores Segundas Canciones en un Concierto

Una constante en los conciertos de Madonna son la carga de energía que le pone a la segunda canción. Si bien con la primera intenta darnos la bienvenida a un espectáculo, la segunda intenta no hacernos olvidar que queremos de ella el ambiente de fiesta y baile a la que nos tiene acostumbrados. Este es el listado por puesto de las canciones que fueron segunda canción en un concierto de Madonna:
Puesto 08: Open your Heart (The Blond Ambition Tour 1989)
Recreando el video de la canción, tal cual lo hiciera en el Who’s That Girl Tour, pero esta vez con unos decibeles menos de intensidad. Un bailarín y una silla la acompañan. Simple y aun así efectivo.
Puesto 07: Lucky Star (Who’s That Girl Tour 1987)
A pesar de ser una canción relativamente antigua para entonces, Madonna la coloca como la palanca en que apoya su presentación, demostrando que en menos de 5 años ya contaba con clásicos en su carrera. Lucky Star no tenía pierde, y no necesitaba demasiado para con ella, poner a todos a bailar.
Puesto 06: Holiday (The Virgin Tour 1985)
Suenas los acordes y ya todos comienzan a saltar. Dos bailarines hacen con ella muestra de su gran destreza para el baile. Se da el lujo para dejarlos inmóviles, juguetear con el público y retomarla en saltos y coqueteos con el guitarrista. Su primer mega éxito y el que la acompañaría a lo largo de su carrera. Es junto a La Isla Bonita, una de las canciones que se hacen infaltables en cada gira.

Puesto 05: Get Together (The Confessions Tour 2006)
No tiene quizá gran fuerza como canción de discoteca (que lo es), y no cuenta con un gran despliegue de pasos de baile (que los hay), pero hay algo en esta canción que hace a todos los asistentes saltar y corear la canción. Desde que se saca el sombrero, hasta que se tira al piso, esta canción mantiene a todos pegados al ritmo. Un pop maduro, una interpretación sobria y elegante, con clase.

Puesto 04: Nobody Knows Me (The ReInvention Tour 2004)
Se pensaba que lo mejor se había quedado con Vogue, pues no. Desaparecen los bailarines y solo queda Madonna, el piso movedizo y las letras de fondo con imágenes de sus videos más famosos. Madonna camina, como si de una pasarela se tratase, en una de sus mejores coreografías en solitario. Nadie la conocerá, pero todos la adoran.
Puesto 03: Beat Goes On (The Sticky & Sweet Tour 2008)
Impresionante puesta, glamoroso neón respalda su saludo al público de cada ciudad llamada por su nombre. Kanye West en el fondo interviene mientras ella danza con sus bailarinas incitando a la amistad y la diversión. De repente e inesperadamente un auto lujoso aparece acorde con ese pimp style que le ha querido imprimir a todo el show. M-A-D-O-N-N-A-MADONNA, M-A-D-O-N-N-A-A-A-A. El chofer le deja su blanco sombrero de copa. Empieza el show!

Puesto 02: Impressive Instant (The Drowned World Tour 2001)
Si bien la elección de la balada Drowned World no fue de lo más acertada, se entiende su selección como un punto calmo o neutro de partida a lo que vendría después. Suspendida aun en su nube de humo, las dulces notas de la balada son abruptamente interrumpidas por los rasgueos de guitarra eléctrica. Madonna se sujeta la cabeza con dolor y molestia, atormentada, inquieta. Entra en trance. I’m in a trance y por fin empieza lo bueno. Es el preámbulo al espectáculo que aborda la violencia como motivo central. Bailarines con máscaras antigás entran esparciendo humo de gruesas mangueras, mientras ella coloca estas por entre las piernas, trepa sobre ellos, lucha por liberarse, da vueltas por el piso. Una canción espectacular en el lugar correcto.


Puesto 01: Fever (The Girlie Show 1993)
La mejor. Un paso, otro, otro, haz de luz, paso, paso, paso, látigo al piso, paso, paso, paso, chaqueta, paso, paso, paso, antifaz, paso, paso...you give me fever. Dos bailarines, uno moreno y un filipino, ascienden del suelo, como esclavos sexuales de una perversa dominatrix. Muy candentes pasos de baile en esta versión disco de este clásico, siguen la línea de erotismo y circo sexual que tiene el show. Y el final, también el mejor. Para darles la razón a los más puritanos de sus críticos, Madonna y sus bailarines descienden en medio de llamas, se hunden en las entrañas del infierno, ardiendo en la fiebre del amor. Genial y brillante.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

y tú que opinas?