jueves, 26 de febrero de 2009

Ranqueen: Las Mejores Presentaciones en Vivo

Damos inicio a esta serie de Ranqueens (Puesto que es la Reina vi más apropiado cambiarle a “ranking” el “king” por el “queen”) con sus mejores presentaciones en vivo, es decir, todas aquellas en las que aparezca interpretando alguna de sus canciones, bien sea en ceremonias, premiaciones, programas de tv o conciertos que no sean parte de algun concierto o tour.

Puesto 10: Hung Up (con Feel Good Inc. de Gorillaz Grammy Awards 2006)
Para los Grammys del 2006 los productores decidieron unir a los artistas en pares para sus interpretaciones. Una de esas dio como resultado la unión entre la banda virtual Gorillaz con Madonna, en una impresionante puesta en escena donde se ve a la artista interactuando con los miembros de la banda animados por computadora.


Puesto 09: Music (Grammy Awards 2001)
Mucha percusión y mucho sabor en esta versión de Music, con un video de fondo haciendo un recuento de los diversos looks de Madonna a lo largo de sus 20 años de carrera artística. No sabría decir qué es lo mejor aquí, si sus frenéticos pasos de baile o su polo estampado con la frase “Material Mom” rememorando el sobrenombre que más la identifica y del cual tanto ha renegado en muchas ocasiones.


Puesto 08: Take a Bow (con Babyface American Music Awards 1995)
En lo que marca sus pininos dentro del look oriental, Madonna vistiendo kimono aparece en lo alto del escenario del American Music Awards del año 1995 al lado de Babyface en esta exquisita interpretación en vivo del megaéxito Take a Bow. ¿Por dónde comenzar? ¿Por la maravillosa letra de Babyface?, ¿por su exquisita compañía vocal?, ¿por el quiebre que le da Madonna a “all the world loves a clown”?, ¿por las cuerdas que dan fuerza y vitalidad a una balada tan poderosa como esta? Tantos motivos para que esta presentación sea especial. Y al final, como el título de la canción, una venia y di adiós… di adiós.


Puesto 07: Like a Virgin (MTV VMA 1983)
Cuando la disquera quiso lanzar el álbum y el single Like a Virgin, no encontraron mejor oportunidad que el MTV Video Music Awards de 1983. Todo estaba planeado, la canción era un éxito seguro al igual que lo habían sido Holiday, Everybody, Lucky Star y Borderline. Pero con lo que no contaban es que Madonna ya pensaba como Madonna, y que nunca más sería un simple producto de marketing. La idea era simple, ella estaría sobre la torta de bodas al lado de un muñeco que haría de novio. De fondo, unos típicos músicos de los matrimonios tradicionales. Pocos sabían con certeza el contenido tan polémico de la canción. Madonna tenía que ir más allá. Qué sentido tendría interpretar un tema tan lúdico acartonada como el muñeco que tenía al lado. Entonces bajó, bailó, se movió fuera de libreto y rodó por el piso en vivo y en directo, retorciéndose eróticamente sin algún plan establecido, simplemente lo que le naciera hacer en el momento. Los camarógrafos se volvieron locos, no sabían hacia dónde enfocar. Aquella estrella nueva había desaparecido de la vista, se encontraba dando vueltas por el piso y no había modo de avisarle que era 1983, que Estados Unidos era aún un país conservador y puritano, y que no existe la edición ni la censura cuando es en vivo y en directo. Pero eso ella ya lo sabía. Claro que lo sabía.


Puesto 06: Nothing Really Matters (Grammy Awards 1998)
El máxime de su fascinación por la cultura japonesa (dicen que intentaba a toda costa quedarse con el papel principal de Memorias de una Geisha así como lo hizo con Evita), Madonna aprovecha los Grammys del año 1998, en que arrasó con todos los premios, para recrear, cual calco, el videoclip de su más reciente single Nothing Really Matters. Lo más asombroso aquí no son las acrobacias con fuego, sino la lealtad a prueba de balas de sus coristas Donna y Nikky, que una vez más, se comprometen con el concepto y aparecen ataviadas como geishas con los rostros pintados de blanco y con movimientos acordes con las costumbres orientales.


Puesto 05: Bedtime Story (Brit Awards 1995)
Una canción tan onírica merece una representación igual. Madonna en camisón de dormir, con el cabello más largo y más platinado que nunca, al lado de dos bailarines casi idénticos, crean esta atmósfera tan densa, donde ella parece volar entre brumas, donde el viento levanta su cabello y su camisón como en el genial video dirigido por Mark Romanek. La versión Junior's Single Mix, interpretada en riguroso directo con una impecable percusión, hace suponer cómo habría sido la puesta en escena si su compositora Björk lo hubiera interpretado en vivo.


Puesto 04: Vogue (MTV VMA 1990)
Nadie imaginaba que Vogue pudiera ser interpretado fuera del contexto del blanco y negro o de la sofisticación de la alta costura y el mundo de la moda. Nadie imaginaba que en aquel MTV Video Music Awards del año 1990, Madonna haría historia al registrar una de las mejores y más originales interpretaciones de un súper éxito como Vogue. Ya entrando en el terreno de la descarada sexualidad, Madonna sorprende a todos cuando uno de sus bailarines toca, aprieta y estruja sus pechos ante la eufórica audiencia que no salía de su asombro. Nikki Harris y Donna Dellory, ya desde entonces y para siempre, se convierten en el complemento ideal de esta María Antonieta promiscua y parrandera. Sus abanicos vuelan en el aire y regresan a sus manos en una arriesgada maniobra que al menor temblor pudo convertirse en un ridículo a nivel mundial, y que sin embargo convirtió a esta presentación en un verdadero clásico. Lo mejor de su carrera.


Puesto 03: Vogue, Music, Give Me All your Luvin' y Like a Prayer (Super Bowl 2012)
Solamente Madonna puede hacer de una presentación un clásico en segundos. Convocada por primera vez a presentarse en el intermedio del Súper Bowl, estaba decidida a hacer algo verdaderamente grandioso, y lo había estado advirtiendo a quien se lo preguntara. Realmente no decepcionó, aunque muchos medios hayan querido hacer énfasis en el pequeño traspié al momento de subir a una banca durante Music, o a sus movimientos lentos y calculados, sin la energía de antes. Y bueno, los años pasan señores, pasan para todos, pero ¿cuántos podrían hacer todas esas vueltas y aspas de molino sin hacer el ridículo? El espectáculo impresionó por el desempeño de Madonna, por la tecnología empleada (nada menos que una pantalla que se enrollaba y desenrollaba como una alfombra), por la calidad de sus invitados: LMFAO, Nicky Minaj, M.I.A. y Ceelo Green. El final, Madonna desapareciendo sumergida entre viento y humo… simplemente nos demuestra que su genio permanece, y que aún hay mucho, mucho por delante.


Puesto 02: Like a Virgin Hollywood (con Britney Spears, Christina Aguilera y Missy Elliot MTV VMA 2003)
Y cuando pensabas que Madonna ya lo había hecho todo, que siempre lo pasado es lo mejor, que no hay nada nuevo que asombre, que las mejores épocas son las que quedan en el recuerdo…. pues se equivocaban y con fuerza. Madonna se aparecía en los MTV Video Music Awards del año 2003 a seguir creando polémica, a aparecer en las primeras planas de todo el mundo con el evento que enloqueció las redacciones y que generó millones de visitas a Youtube, descargas de videos y correos masivos. MTV se disponía a celebrar los 20 años desde aquel día en que Madonna hizo trastabillar a los camarógrafos al rodar por el escenario del MTV VMA en la presentación del Like a Virgin. Corrían muchos rumores, pero no había nada confirmado, todo estuvo bajo cuatro llaves. Abre el show una enorme torta como aquella de 1983, pero la voz que se oye bajo el velo es la de la llamada Princesa del Pop, la mil veces coronada sucesora de Madonna: Britney Spears, y en la siguiente estrofa, para sorpresa de todos, su eterna rival: Christina Aguilera. Ambas, juntas, luego de tantos dimes y diretes, de tanta enemistad y ninguneos, ambas se encontraban dando vueltas por el piso vestidas de novia con ramilletes en las manos y cinturones de Boy Toy. Las sorpresas no acababan. De lo alto de la torta aparece el novio, ya no un maniquí, sino la mismísima Madonna, enfundada en un ambiguo traje oscuro y sombrero de copa, a bailar con las novias al ritmo de Hollywood, y creando el espectáculo erótico-lésbico más visto de la historia, coronado con un húmedo y efusivo beso con lengua a cada una. Luego Missy Elliott, Trip the station, change the channel, y todo eso fue una fiesta. Las cuatro en el escenario, los cinco Queer Eye for the Straight Guy, Paris Hilton, Snoop Dog, y toda la fauna televisiva asombrada, anonadada, extasiada, como hacía 20 años… no, mucho más. Madonna no ha vuelto. Nunca se fue. Que cada una haga su propio camino, ella no necesita sucesora. Tenemos Reina para rato.



Puesto 01: Sooner or Later (Oscar 1991)
Sooner or Later, la canción que interpreta en su papel de Breathless Mahonney para la película Dick Tracy, fue nominada al Oscar a mejor canción original de un film en el año 1991. Como ya es costumbre, los intérpretes de preferencia son invitados a cantar la canción en la ceremonia de premiación, y Madonna tuvo el honor de por primera vez pisar ese importante escenario, llevando como acompañante nada menos que al Rey del Pop: Michael Jackson. Su debut fue verdaderamente A LO GRANDE. No interpretó la canción tal cual había sido realizada en la película, sino que fue más allá, mucho más allá, realizando una versión de la película Gilda protagonizado por Rita Hayworth, con un vestido rosa y un look y una actitud muy al estilo de Marilyn Monroe. La presentación es ESPECTACULAR, una coordinación total de movimientos, voz, música y orquesta. Si alguien duda de las aptitudes de Madonna para el canto y el baile, que vea este video y se trague sus palabras. Su performance es SOBERBIA, desde el modo en que mira, que levanta su visón o se saca los guantes, el modo en que toca sus hombros o masajea sus nalgas, la manera en que se retira de escena, cada paso calculado, cada sonido articulado a cada gesto suyo. Realmente lo mejor de lo mejor de lo mejor de su carrera. Sin lugar a dudas, esto se lleva el primer puesto.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

y tú que opinas?